Rissoto de panceta curada


DSC_0420

 

Para hoy tenemos un risotto de panceta curada. Esta vez me inspirado en una receta de Nicola Poltronieri (creo que se escribe así, sino corrígeme) aunque no se si he sido muy fiel. Ideal para días perezosos en los que no apetece tirar de “plancha”. Que no te intimide porque con pocos ingredientes puedes triunfar. En mi caso, los mejores risottos que he hecho son con los restos que encuentro en la nevera bien sean carnes, verduras o pescados.   Toma nota y echa a volar la imaginación. Vamos allá!

Ingredientes (2 personas):

  • 120-150g de arroz
  • 200g de panceta curada-cortada en láminas gruesas (puede ser fresca)
  • 1/2 cebolleta-cortada en brunoise (picada finita)
  • hebras de azafrán al gusto
  • Caldo de pollo/verdura/agua (al gusto)
  • Vino blanco
  • Queso manchego curado-rayado
  • 3 o 4 nueces de mantequilla
  • Aceite de oliva y pimienta

 

Preparación:

Para empezar pon el agua/caldo en una olla a calentar. Luego en otro cazo/olla a fuego alto pon 3 cucharadas de aceite y dora bien la panceta. Cuenta que para el resto de la receta hay que seguir con el fuego alto así que estate atento y no aproveches para bajar a comprar el pan…Seguimos:retira la panceta y en su grasa  sofríe la cebolleta. Una vez hecha añadimos el azafrán, el arroz y cocinamos 2 minutitos para acabar añadiendo el vino y reduciéndolo casi a seco.

Ahora toca lo “difícil”, con el vino reducido añadimos 2 cazos de el agua/caldo que tenemos en el fuego, la panceta y removemos continuamente hasta que se quede seco. Pues bien repetiremos esta operación 2 o 3 veces esperando que se seque bien (desaparezca casi la totalidad del líquido) cada vez. El truco consiste en probar el arroz cada vez que seque (a partir de la 2a regada) para saber si necesita que le añadas más líquido o no. Se cauteloso a partir de la 3a regada o tendrás un arroz caldoso. El truco es que quede “jugosito”, ni seco ni con caldo, y eso lo conseguirás removiendo: ya que así liberas el almidón del arroz y liga con el líquido.

Lo más fácil para el final. Ya fuera del fuego añade el queso rallado, la mantequilla y remueve para integrarlo todo y conseguir esa textura cremosa. Como siempre es mejor ir con cuidado, añade menos de lo que toca y si necesita más vas añadiendo a poquitos; si te pasas no hay vuelta atrás.

Ya sólo queda  darle un toque de pimienta (muy personal), presentar  y a disfrutar

Salud!!

 

 

Anuncios

2 comentarios en “Rissoto de panceta curada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s